Síntomas

Problemas de cuello: causas, terapias y remedios caseros

Problemas de cuello: causas, terapias y remedios caseros


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los problemas del cuello comienzan en el área de las vértebras cervicales en el cuello y se extienden entre personas de todas las edades. Debido a su ubicación y movilidad, el cuello a menudo permanece desprotegido y, por lo tanto, vulnerable. El dolor agudo en el cuello puede extenderse a la cabeza, los hombros, los brazos y las manos. El dolor generalmente pasa en días, o al menos semanas, cuando los afectados usan la autoayuda, como masajes y descanso. Los pacientes informan dolores de cabeza leves a severos.

Las mujeres sufren de dolor de cuello con más frecuencia que los hombres. También informan signos y síntomas más típicos de esta afección. Esta tendencia se aplica a muchos tipos de dolor, y muchas explicaciones sociológicas, culturales y físicas intentan explicarlo. Ninguna de estas teorías ha podido prevalecer hasta ahora como la única válida.

El tamaño más pequeño, así como la menor fuerza en los músculos del hombro podrían explicar biológicamente la mayor tendencia de las mujeres al dolor de cuello. Por ejemplo, los estudios comparativos muestran que las mujeres ejercen más presión sobre sus músculos cuando presionan el mouse de la computadora.

Tipos de dolor de cuello

Este dolor puede ser tan leve como intenso y tan agudo como crónico. El dolor agudo surge repentinamente como resultado de una lesión o estrés. La mayoría de las veces, se recuesta después de 7-10 días a más tardar, cuando los afectados descansan y ponen hielo en la región dolorida.

Si los problemas del cuello duran más de unas pocas semanas, está pendiente un examen médico. Utiliza rayos X para identificar si hay lesiones internas y generalmente comienza una terapia conservadora. Esto incluye, por ejemplo, medicamentos que inhiben la inflamación, combaten el dolor, terapia corporal como masajes o acupuntura.

El dolor de cuello crónico dura más de 3 meses; los afectados pueden sufrir día y noche, o los síntomas empeoran con ciertas acciones. Las causas exactas a menudo son difíciles de encontrar, pero los factores generales que desencadenan la agonía son el daño nervioso, la artritis o los efectos de las crisis emocionales. Si padece síntomas crónicos, debe consultar a un especialista en dolor.

El dolor más común en el cuello.

1) Dolor muscular: los músculos en el cuello y el hombro pueden doler si ejercemos demasiada presión sobre ellos, así como si sufrimos de estrés, tanto físico como emocional. Los músculos del cuello pueden formar nudos duros que reaccionan con sensibilidad al tacto, los llamados puntos gatillo.

2) Espasmos musculares: aquí los músculos se tensan repentinamente. Esto puede dañar el cuello, los músculos se sienten "anudados" y, a menudo, no es posible girar la cabeza. Cuando alguien se despierta con el cuello rígido, es probable que tenga un calambre muscular. La causa puede ser una lesión, pero también un problema nervioso o incluso estrés psicológico. Sin embargo, a menudo no hay una causa clara.

3) Dolor de cabeza: el dolor de cabeza como resultado de las molestias en el cuello suele ser desenfrenado en la parte posterior de la cabeza y la parte superior del cuello y generalmente es el resultado de un espasmo muscular. Este dolor generalmente está adormecido en lugar de agudo; el cuello también puede sentirse rígido o sensible y empeorará si la persona mueve el cuello.

El dolor en las articulaciones facetarias es agudo y empeora si el paciente gira la cabeza hacia el lado correspondiente. La artritis en las articulaciones facetarias se siente peor en la mañana y después de un período de descanso.

Dolor nervioso: pellizcar los nervios de la espalda causa dolor que se siente como pinchazos. El dolor puede extenderse a los brazos, según el nervio afectado.

Dolor reubicado: se refiere al dolor en una parte del cuerpo que se origina en otra. Tal dolor en el cuello, por ejemplo, proviene de un problema cardíaco, mientras que un dolor de cuello al comer indica molestias en el esófago.

Dolor óseo: el dolor en las vértebras cervicales es mucho menos común que en los tejidos blandos. Pertenecen bajo la supervisión de un médico porque pueden indicar una enfermedad grave.

Anatomia del cuello

El cuello es una de las regiones más flexibles de la espalda; Consiste en vértebras, siete discos intervertebrales que absorben golpes, músculos y ligamentos que mantienen las vértebras en su lugar. El disco intervertebral superior conecta la columna vertebral a la base del cráneo.

La médula espinal, que envía impulsos nerviosos a cada parte del cuerpo, atraviesa un canal hacia las vértebras cervicales y a través de la columna vertebral. Los nervios cervicales se reproducen en los brazos y, por lo tanto, el dolor en los brazos a menudo indica molestias en el cuello.

Causas de problemas en el cuello.

El cuello soporta el peso de la cabeza, que puede ser de 4,5 kg. Aunque la cabeza debe estar centrada sobre la columna vertebral cuando estamos sentados o de pie, innumerables acciones nos llevan a estirar la cabeza para rodear el cuello: sentarse frente a la computadora, leer, mirar televisión o comer.

Esto puede provocar tensión muscular o distensiones. Los usuarios de anteojos que miran constantemente por encima o debajo de los anteojos tienen este riesgo, así como las posiciones perjudiciales al dormir o los viajes largos en automóvil pueden ser la causa.

La ropa diaria y el desgaste de la edad pueden cambiar los discos intervertebrales para que siga un cuello rígido. Al pellizcar los discos entre las vértebras del cuello, se reduce el espacio para los nervios que salen del canal espinal. Los afectados sienten una punzada en los nervios y dolor persistente.

Los crecimientos óseos de las vértebras, los osteofitos, también pueden pellizcar los nervios. Las estenosis espinales ejercen presión sobre la médula espinal y no solo causan dolor, sino incluso parálisis. Estrechan las pequeñas vías nerviosas en las vértebras y, por lo tanto, comprimen las raíces nerviosas.

La estenosis causa dolor en el cuello, los hombros y los brazos y también una sensación de entumecimiento cuando los nervios afectados ya no funcionan normalmente. El daño del disco intervertebral, los osteofitos y las estenosis espinales son raramente responsables de las molestias del cuello. Los desencadenantes típicos son espasmos y distensiones musculares.

Las lesiones y los accidentes también causan problemas en el cuello. Si el cuello se mueve abruptamente en una dirección y salta bruscamente hacia el opuesto, hablamos de latigazo cervical.

Esto lesiona el tejido en el cuello y la cabeza. Los músculos se tensan y contraen, hay agotamiento muscular, que a su vez aparece como un cuello rígido que duele mucho.

El latigazo cervical grave también daña las articulaciones entre las vértebras cervicales, los discos intervertebrales, los músculos y las raíces nerviosas. La causa principal de tal trauma son los accidentes automovilísticos: como resultado de la colisión, las cabezas de los afectados primero golpean los reposacabezas con un tirón y luego vuelven a lanzarse hacia adelante.

Además del dolor de cuello, el latigazo y los dolores de cabeza son típicos del latigazo, pero también mareos, náuseas, sudoración y trastornos visuales.

Sin embargo, el latigazo cervical es difícil de detectar porque las lesiones finas de las vértebras cervicales apenas se pueden detectar con rayos X. Por lo tanto, el diagnóstico médico se basa principalmente en la evidencia: ¿cómo fue el accidente? ¿Qué pasó con las cabezas de los afectados? ¿Qué dolor ocurrió cuando? ¿Cómo se expresan las quejas en detalle?

Miedo en el cuello

La causa principal del dolor de cuello es la tensión. Los factores de estrés, la preocupación y el miedo producen tensión muscular, especialmente en los hombros, la espalda y el cuello. Cuanto más ansiosa sea la experiencia, más tensión puede causar dolor e incomodidad.

En muchas personas, los músculos del cuello se contraen en momentos de estrés. Pero las personas con miedo sienten esto más intensamente y se centran en ello. Las personas ansiosas tienen una tendencia natural a fijarse en las sensaciones negativas, por lo que el mismo dolor de cuello se siente peor que alguien sin este miedo, incluso si el dolor es objetivamente el mismo.

Todos conocemos problemas de cuello de leves a moderados, incluso sin mayor ansiedad o problemas de salud, por ejemplo, porque nos sentamos en la silla todo el día, dormimos en posiciones desfavorables, miramos hacia abajo con demasiada frecuencia y no nos estiramos.

Las personas sin miedo exagerado en su mayoría perciben estos síntomas como normales, una experiencia que a menudo tienen en la vida. Sin embargo, las personas ansiosas, especialmente aquellas que están ansiosas con ataques de pánico, generalmente son sensibles a las sensaciones físicas y no pueden concentrarse en otra cosa que no sea dolor. La cantidad de energía mental que invierten en su experiencia de dolor puede aumentar el dolor, y eso a su vez aumenta el miedo.

La ansiedad, la confusión y la depresión son comunes cuando alguien siente dolor y reduce el bienestar. Es por eso que los antidepresivos son un buen método contra las molestias en el cuello.

Los médicos generalmente recetan antidepresivos para el dolor de cuello en dosis más bajas que para la depresión.

Remedios caseros para problemas de cuello

Para algunas personas, el helado reduce las molestias. Se puede colocar directamente en el área afectada. El hielo se puede congelar en una taza de papel. El hielo debe moverse continuamente sobre los músculos del cuello, de cinco a siete minutos.

Sin embargo, el uso excesivo de hielo puede dañar la piel, especialmente en personas cuya piel es muy sensible.

No solo el frío, sino también el calor ayuda a aliviar el dolor muscular. Las víctimas pueden exponer el área dolorosa a calor moderado durante 10 a 15 minutos, ya sea en la ducha, un baño caliente o con una toalla húmeda que calientan en el microondas.

Sin embargo, las lesiones agudas deben tratarse primero con hielo. El calor ayuda especialmente a las personas con intolerancia al frío.

El masaje ayuda a aliviar los espasmos musculares y se realiza mejor después de calentar o enfriar el cuello. Masajeamos con nuestras manos y aplicamos presión a ambos lados del cuello y la parte superior de la espalda, o utilizamos un vibrador eléctrico que sujetamos en nuestras manos. Debemos relajar los músculos del cuello durante el masaje, ya sea apoyando la cabeza o recostándonos

Un baño con sales de baño puede reducir el dolor muscular y el estrés. El sulfato de magnesio en la sal relaja los músculos y alivia la hinchazón, como el dolor.

El té de jengibre con miel aumenta el flujo sanguíneo en el área afectada del cuerpo. Esto ayuda contra el dolor y la inflamación.

La libertad de movimiento del cuello debe restablecerse después de una lesión; Esto se hace con ejercicios que estiran y fortalecen los músculos. Dichos ejercicios también reducen el dolor después de una lesión en los músculos. Es mejor estirar los músculos cuando están calientes, por ejemplo, después de un baño o después de unos minutos de gimnasia de calentamiento.

Terapia corporal

Los terapeutas corporales pueden ayudar a los pacientes a reducir el dolor y restaurar la movilidad, sin una cirugía costosa o los efectos secundarios de los medicamentos.

La terapia corporal siempre comienza con una historia del curso de la enfermedad. El terapeuta registra circunstancias como la edad, la salud general y el estilo de vida. Si un trauma o enfermedad juega un papel, los terapeutas corporales trabajan con los médicos apropiados.

Después del diagnóstico, el terapeuta elige una variedad de métodos para tratar el dolor, incluidos ejercicios para mejorar la flexibilidad, la fuerza, la estabilidad y la libertad de movimiento.

Otras opciones incluyen hielo, calor, estimulación eléctrica y masajes. El fisioterapeuta también analiza la situación en el hogar y el lugar de trabajo de los afectados y descubre qué tensiones tienen su origen aquí.

El ejercicio aeróbico de bajo nivel, la natación, el senderismo y el ciclismo también ayudan a aliviar los problemas del cuello.

Acupuntura para el dolor de cuello

La acupuntura también ayuda a aliviar el dolor. Para este propósito, se insertan agujas pequeñas en ciertas regiones del cuerpo, los llamados puntos de acupuntura, justo debajo de la superficie de la piel.

Los estudios clínicos no prueban la efectividad de la acupuntura, pero muchos pacientes informan éxito de este tratamiento.

La columna cervical

El dolor en la columna cervical puede indicar problemas graves, como enfermedades de los discos intervertebrales o nervios pellizcados. La mayoría del dolor alrededor de las vértebras cervicales afecta el sistema de fascia.

El engrosamiento, endurecimiento o endurecimiento (fibrosis) o la desecación del tejido conectivo hacen que la fascia se acorte. El tejido conectivo pierde movilidad y capacidad de deslizamiento. Las consecuencias son fibromialgia o síndrome de dolor miofascial.

Los terapeutas corporales especializados buscan los giros y trastornos en los segmentos del cuerpo y los cambios visibles en el tejido conectivo.

Están familiarizados con las técnicas especiales de agarre de la fascia para manipular el tejido profundo y también usan sus tobillos y codos para alcanzar los tejidos endurecidos. Sin embargo, la mayoría de las veces, aplican mangos elásticos con un ligero tirón y los sostienen hasta que la tela se afloja.

También hay ejercicios adicionales para el cuello de Pilates y técnicas de respiración para ayudar a aliviar las molestias.

El tratamiento del dolor de cuello se centra en todos los segmentos del cuerpo relacionados con el cuello: los músculos de la parte superior del brazo, la cintura escapular, el pecho, la columna vertebral e incluso el cráneo.

Las disfunciones en los movimientos en cada una de estas regiones pueden afectar la biomecánica de las vértebras cervicales, a través de las relaciones cinéticas de las conexiones musculares.

Se ponen a prueba las posiciones de sentado, la respiración y las condiciones ergonómicas. Los terapeutas aconsejan a los afectados que reduzcan al mínimo el uso de dispositivos portátiles, ya que estos perpetúan los estereotipos anormales de movimiento que afectan el cuarto superior del cuerpo.

Cuando se sienta durante mucho tiempo, el paciente debe tomar breves descansos para hacer ejercicios de fisioterapia que reducen la tensión en el cuello, lo que desencadena el trabajo de escritorio y computadora.

Volante cervical

Los volantes duros son rígidos y generalmente están hechos de plástico. Sostienen la cabeza y el cuello con mucha firmeza. Por lo general, solo se usan después de una operación importante o una lesión grave, como una fractura en el cuello.

Los volantes suaves están hechos de espuma o goma. Permiten que la cabeza y el cuello se muevan un poco. Tales volantes a veces se consideran después de la cirugía, pero su valor para otros tratamientos para problemas de cuello es limitado.

Problemas de cuello debido a cirugía

Los problemas de cuello solos raramente justifican la cirugía. Sin embargo, si alguien tiene una médula espinal estrecha, es decir, una vértebra cervical atascada, entonces la cirugía debe realizarse lo antes posible.

La cirugía solo alivia el dolor causado por los nervios; hacen poco para combatir el dolor muscular y de los tejidos. Aquí, la terapia conservadora, ya sea terapia corporal o medicamentos, es la mejor opción. Solo cada 20 pacientes con dolor de cuello necesita una operación.

Generalmente hay dos métodos de operar en las vértebras cervicales. El primero es la descompresión, en la cual los médicos extirpan el tejido que presiona contra la estructura nerviosa. En el segundo caso, estabilizan las vértebras y limitan el movimiento entre ellas.

Dolor de cuello por latigazo cervical

El latigazo cervical se puede curar con una combinación de diferentes terapias. Esto incluye compresas frías y calientes, ejercicios para el cuello, fisioterapia, masajes y analgésicos. Por lo general, no es necesario un soporte para el cuello. (Somayeh Khaleseh Ranjbar, traducido por el Dr. Utz Anhalt)

Autor y fuente de información

Este texto corresponde a las especificaciones de la literatura médica, pautas médicas y estudios actuales y ha sido revisado por médicos.

Dr. Phil. Utz Anhalt, Barbara Schindewolf-Lensch

Hinchar:

  • Alfred J. Cianflocco: Aclaración del dolor de cuello y espalda, Manual de MSD, (consultado el 26 de agosto de 2019), MSD
  • Stephen D. Silberstein: Tension Headache, MSD Manual, (consultado el 26 de agosto de 2019), MSD
  • Matti Scholz et al .: Directrices de la DGU 012-011 Lesiones en la columna cervical superior, Sociedad Alemana de Cirugía de Trauma (DGU), (consultado el 26 de agosto de 2019), AWMF
  • M. Burnus, V. Steinhardt, V. Benner: Relación entre el estrés y la tensión muscular en la estación de trabajo VDU, revista Prevención y promoción de la salud, número 3/2012
  • Martin Scherer, Jean-François Chenot: DEGAM S1 Acción recomendada: dolor de cuello, Sociedad Alemana de Medicina General y Medicina Familiar, (consultado el 26 de agosto de 2019), AWMF
  • Ellen Fischer: finalmente libre de dolor de cuello, Graefe y Unzer Verlag, 14a edición, 2007


Vídeo: Vértigos y mareos - Consejos, ejercicios, automasajes para su tratamiento (Septiembre 2022).